Mejora la educación ahorrando dinero

Mejora la educación ahorrando dinero

Todos sabemos que la educación española es malísima. Lo decimos nosotros, lo dicen los profesores resignados y lo dice todo el resto del mundo. Cada tres años la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OECD y su programa internacional de evaluación de estudiantes (PISA), realiza pruebas en países elegidos. En estas pruebas se evaluá la lectura, la matemática y la ciencia, y España sale siempre por debajo de la media de todos los países del mundo. Puede ser que España sobresale en alguna otra asignatura, pero es poco probable porque estas asignaturas clave, afectan a gran medida todas otras asignaturas.

Un área en que los españoles somos particularmente malos es idiomas. Cuando digo idiomas no solo me refiero a idiomas extranjeros en que por lo general los conocimientos son pésimos sino también Castellano y los idiomas autónomos.

En el caso del castellano, que deberíamos conocer, es bastante común que los alumnos del segundo de ESO tienen tan malos conocimientos de castellano que todavía escriben avión “habion”. Incluso, antes de un partido de fútbol oí uno de los comentaristas expertos decir “Este partido va a ser decidido por las dos primeras letras del abecedario, A de ambre y B de belocidad”. Muchas veces estudiantes de castellano en el extranjero escriben mejor que el Fulano de la calle.

Cuando se trata de los idiomas autonómicos hay que tener en cuenta que fueron prohibidos durante muchos años y ahora que han vuelto a las escuelas muchos alumnos que no hablan estos idiomas en casa no ven el sentido y los alumnos que hablan estos idiomas en casa no reciben ayuda con los deberes porque sus padres no tenían formación en su época. Otro problema añadido en el caso del catalán es que se habla y escribe diferente en diferentes zonas y eso obviamente causa confusión. Un caso claro de esto es los barbarismos que salen en la habla normal y sobre todo en los medios de comunicación.

Por último,¿cuántos españoles conocéis que hablan con soltura el Inglés, Alemán o Francés? No hay que decir más!

El problema con los idiomas radica en que los alumnos no leen lo suficiente y que no escuchan idiomas extranjeros.
Este problema tiene una solución fácil y barata, que es subtitular películas en vez de doblarlas.

Piensa un momento en cuánto tiempo una persona dedica cada día enfrente de la tele. Estoy seguro de que un promedio de dos horas no es nada extraño. Ahora piensa un momento en qué pasaría si dedicara dos horas diarias a leer libros o escuchar inglés. Piensa también en cómo aprendemos. ¿Qué aprendemos con más facilidad, lo que nos gusta o lo que nos impone un profesor? Como hay muchos canales de televisión, los alumnos aprenden primero el idioma del tema que les gusten y después todo lo demás, y al mismo tiempo fomentamos la lectura. La escuela no puede proporcionar educación personalizada con tanta facilidad. Sin duda el pequeño esfuerzo de entendimiento el primer año de subtitulación pronto daría resultados muy positivos.

Yo he crecido en un país con subtítulos y allí al terminar el bachillerato todo el mundo habla cuatro idiomas. Obviamente se estudia idiomas en la escuela pero gran parte del éxito se debe a la tele. Al estar inmerso en un idioma se entiende mejor y no hace falta estudiar tanta gramática. A nadie le gusta estudiar gramática. Un niño inglés de cinco años no sabe de gramática pero habla mejor que cualquier universitario español. Aparte el hecho de hablar bien un idioma, facilita el aprendizaje de otro.

Económicamente el cambio de doblaje a subtítulos tiene ventajas y desventajas. Obviamente es muchísimo más barato subtitular pero al mismo tiempo deja a unos cuantos actores al paro.
Según el periódico la Vanguardia, vale entre 30000 y 35000 € doblar una película mientras solo vale entre 2000 y 3000 € subtitular una película. http://www.lavanguardia.com/cultura/20090307/53654087717/el-doblaje-de-l...
Personalmente no entiendo como puede valer tanto ni lo uno ni lo otro. Me parece que alguien nos está tomando el pelo. Cualquier traductor profesional haría el trabajo en menos de un día y 300 € ya sería un sueldo bueno por un día de trabajo, incluyendo el montaje. Las ventajas económicas son tremendas porque no solo hablamos de películas sino de todo que sale en la tele o la cine. Estas ventajas con creces compensan las pérdidas causadas por actores en el paro.

Resumiendo, si en vez de doblar películas, las subtitulamos, mejoramos los conocimientos de idiomas, mejoramos la lectura y escritura y ahorramos dinero. A través de los idiomas surgen la comunicación y a través de la comunicación surgen el desarrollo. Si queremos que España tenga alguna posibilidad de desarrollo en el futuro hay que invertir en idiomas sobre todo teniendo en cuenta que gran parte de la industria española es en turismo.