La responsabilidad económica de los políticos

La responsabilidad económica de los políticos

¿Quién es el responsable de la mala situación económica en España?

Escuchando a los políticos parecen siempre saber la respuesta. El culpable es el partido opuesto. Sin duda alguna. Lo único es que todos partidos siempre culpan a los demás. A la vez tienen razón y no lo tienen. Todos son igual de culpables y últimamente somos nosotros, los votantes, que somos los culpables por haberles elegido como nuestros representantes.
Hay innumerables casos de proyectos u obras que parecen pura broma sacados de la mente de algún político desequilibrado con el único propósito de gastar dinero.

En Barcelona, los amigos de Artur Mas han gastado millones de euros en propaganda para la separación de Cataluña de España sabiendo muy bien que la constitución prohíbe una consulta soberanea. Este dinero proviene, no sólo de los catalanes sino de los impuestos de todos los españoles. Barcelona tiene una deuda municipal de 1200 millones de euros.

En Calpe, en la Comunidad Valenciana, el alcalde decidió cambiar el nombre del pueblo a su nombre valenciano, Calp, con un gasto de 2 millones de euros. La mitad de los 30 000 habitantes en Calpe son extranjeros, mayoritariamente de Inglaterra, Alemania y Belgica y no hablan ni una palabra de Valenciano. Aparte el pueblo tiene una deuda municipal por encima de 70 millones de euros.

En Navalcarnero en Madrid el alcalde decidió gastar 10 millones de euros en cruceiros gallegos por todo el pueblo. Antes de este regalo fantástico a los 25 000 habitantes el ayuntamiento tenía una deuda de 80 millones de euros, ahora son 90 millones.

En Gandía en la Comunidad Valenciana el techo del tercer piso del hospital cayo al suelo dejando ese piso inhospitable. Un hospital nuevo está en obras pero se ha parado las obras porque no hay dinero para terminarlo y en vez de eso el ayuntamiento decide construir un campo de golf para los madrileños que vienen en el verano por un coste de 2 millones de euros. La deuda del ayuntamiento está por encima de los 200 millones de euros.

Todos estos casos tienen algunas cosas en común. Todos los ayuntamientos tienen deudas municipales altas. Todas las obras o los proyectos son cosas que realmente no son necesarias ni interesantes, ni queridas por la gran mayoría de los habitantes. Todos proyectos son la obra de una persona o un grupo pequeño de personas.

Hemos visto y escuchado muchos casos similares pero no hemos podido hacer nada para impedirlos porque siempre es demasiado tarde. En algunos casos, que han llegado a los juicios, los responsables han sido considerados culpables de fraude, estafa o lo que sea, pero han quedado impunes porque el tiempo de prescripción ya ha caducado.

Cuando se habla del endeudamiento municipal no sólo es importante la cantidad en sí, sino también y más importante la cantidad por habitante. Aguilar de Segarra en la provincia de Barcelona es el pueblo con más deuda, 9000€/persona pero después hay casi 100 municipios con más de 2000 €/habitante. A la hora de pagar las deudas hay que tener en cuenta que el dinero proviene de los impuestos de las personas en el sector privado. En el régimen general hay alrededor de 13 millones de personas. Estas personas mantienen a una población entera de 47 millones. Esto significa que cada trabajador en el sector privado mantiene a 4 personas. Obviamente también significa que cada trabajador en el sector privado tiene que pagar las deudas de 4 personas. Ya no apetece vivir en Aguilar de Segarra ni en cualquier otro pueblo con deudas municipales altas. Teniendo en cuenta que aparte hay deudas regionales y deudas estatales realmente no apetece vivir en algún sitio.

Los políticos son elegidos por 4 años y piensan que pueden hacer lo que quieren durante ese tiempo. No piensan en que sus acciones puede tener repercusiones durante muchísimo más tiempo. Pioz, una localidad en Guadalajara, tardaría 7000 años en devolver la deuda municipal y no es el único ejemplo de municipios sin posibilidad de pagar sus deudas. ¿Cómo puede una persona adulta llega a tomar decisiones que deja a un municipio en una situación tan precaria? ¡Es el resultado de no importar el dinero de los demás!

Hay que cambiar las leyes sobre la responsabilidad económica de los políticos. Cuando se trata de la economía privada 5 años puede ser un tiempo de prescripción adecuado pero cuando se trata de la economía pública este tiempo tiene que ser mucho mayor, y por qué no de por vida. Después de todo, los políticos se están jugando el futuro de todos con sus decisiones y es lógico que deben pagar si no hacen su trabajo bien. Esta responsabilidad debe extenderse no solo al alcalde o partido que crea el proyecto sino a todas personas que dejan que pase. Es decir, hay que extender la responsabilidad de las personas que firman el trato a las personas que se quedan calladas sabiendo que es un proyecto no adecuado. En casi todos casos esto incluiría los otros partidos políticos y en algunos casos esto podría incluir secretarias, dueños de empresas contratadas y hasta conjugues. ¿Porqué no estarían incluidos? Casi seguro han tenido conocimientos del proyecto y han podido obrar para impedirlo si querían.

Sabiendo que sus acciones malas pueden tener repercusiones económicas de por vida, a lo mejor algún político pensaría un poquito mejor sus decisiones. Por desgracia todavía quedan demasiados políticos desequilibrados pero a lo mejor los compañeros o los contrincantes pueden parar los proyectos malos antes de que causen deudas que nadie quiere pagar.