Menos tarjetas en la cartera

Menos tarjetas en la cartera

Todos tenemos un montón de cosas en nuestras carteras. Tenemos dinero en efectivo en billetes y monedas. Tenemos diferentes tipos de tarjetas, visas, mastercards, permiso de conducir, de los supermercados, de la gasolinera, del gimnasio y otras. Y aparte tenemos fotos de pasaporte, fotos de la familia, tarjetas SIM, tarjetas de memoria de cámaras, medicamentos, recibos, notas, etc. Nuestra cartera, que al comprarla tenía un tamaño adecuado, con el tiempo se convierte en algo mucho más grande y ya no podemos llevarla en el bolsillo sino que hace falta llevarla en otra bolsa, y si esta bolsa es de una mujer, ya contiene cualquier objeto para sobrevivir hasta una guerra atómica.

¿Realmente hace falta llevar todas esas cosas? ¿Cómo podemos reducir la cantidad de objetos que llevamos en la cartera diariamente?

Obviamente cada uno tendrá que hacer sus limpiezas de cartera de vez en cuando, pero como menos nos podríamos liberar de dos tarjetas absolutamente inútiles con un pequeño cambio administrativo. Las dos tarjetas en cuestión son el documento de afiliación a la seguridad social y la tarjeta SIP (Sistema de Información Poblacional, la tarjeta sanitaria). Ambas tarjetas podrían ser substituídas por el DNI (Documento Nacional de Identidad) o el NIE (Número de Identidad de Extranjero).

¿Qué información nos da el DNI/NIE? Pues en la primera cara, nos identifica con nombre, apellidos, foto, fecha de nacimiento, firma y número identificativo individual. En la otra cara nos informa sobre lugar de nacimiento, nuestros padres y nuestra dirección. La información más importante en la tarjeta es el número DNI/NIE que nos distingue de cualquier otra persona en el mundo. Este número se nos dan automáticamente al nacer o solicitándolo al inmigrar a España.

¿Qué información nos da el documento de afiliación a la seguridad social? Nos aporta información sobre nombre, apellidos, número DNI/NIE y número de seguridad social.
Si ya tenemos un número identificativo individual y exclusivo, (el DNI/NIE), ¿qué sentido tiene inventar otro número identificativo, (el número de la seguridad social)? Como todos sabemos estos dos números no están relacionados y tampoco tienen alguna relación personal para que podamos acordarnos del número. Aparte hay que solicitar el número de la seguridad social, que obviamente conlleva su administración y sus gastos. No existe absolutamente ninguna razón para que no se pueda utilizar el DNI/NIE como número identificativo en el sistema de la seguridad social. Si la seguridad social empezara a utilizar el DNI/NIE como número identificativo ahorraríamos administración, capacidad mental y tendríamos una tarjeta menos en la cartera. Podríamos identificarnos con el DNI/NIE en la seguridad social y no haría falta hacer tantas fotocopias para cada cosa.

¿Qué información nos da la tarjeta SIP? La tarjeta SIP nos aporta información sobre nombre, apellidos, número DNI, farmacia y un número SIP. La información sobre farmacia es incomprensible para una persona normal. En mi caso dice AC y no tengo ni idea de qué podría significar eso. Aparte, en la parte trasera suelen poner una pegatina con información sobre el médico de cabecera. Esta pegatina se queda ilegible tras haber sacado la tarjeta de la cartera unas cuantas veces. Otra vez, ¿qué sentido tiene inventar un número SIP si ya tenemos un número DNI/NIE que nos identifica? En este caso, también toda la información sobre farmacia y médico de cabecera se puede meter dentro del chip del DNI/NIE y en vez de leer la banda magnética de la SIP podrían leer el chip del DNI en los centros sanitarios. El cambio de sistema administrativo sanitario costaría bastante dinero porque habría que substituir los lectores de tarjeta, pero este gasto después se ahorraría en no tener que emitir tarjetas SIP. ¡Una tarjeta menos en la cartera!

¡Cambiemos ya!