Certificados de estudios

Al terminar cualquier estudio se suele recibir un certificado de estudios. Esto puede ser un diploma para estudios menores o puede ser un certificado de fin de primaria, secundaria, bachiller o universidad, normalmente acompañado de notas. Este certificado después vale para asuntos del trabajo, para estudios superiores o para oposiciones. Completamente lógico!

Lo único que no es lógico es que el certificado de la escuela no es un certificado válido! Hay que pedir un certificado oficial a través del ministerio de educación. Normalmente en la escuela misma o en alguna oficina bastante adyacente a la escuela se puede rellenar una solicitud, después hay que pagar una tasa en un banco, hacer fotocopias de varios documentos y volver a la oficina en cuestión para entregar todo. Después solo falta esperar...esperar...y esperar. Todos los que hayan hecho los trámites, al final recibirán sus certificados de estudios, pero la espera puede durar entre uno y dos años y mientras tanto hay que andar con autorizaciones temporales.

La lógica de este sistema se me escapa completamente.

¿Qué es lo que hace el certificado oficial más valido que el certificado de la escuela en que uno haya estudiado y en la que uno es conocido?

Para poder ser un centro de estudios hacen falta varias autorizaciones. El director del centro tiene que estar autorizado. El plan de estudios también tiene que estar autorizado. Los profesores tienen que haber pasado por todo el sistema educativo con sus certificados oficiales, homologaciones, autorizaciones, etc. En fin, todos los papeles tienen que estar en regla.
¿Si el estado confía tanto en el centro, el director, el plan de estudios y en los profesores como para dejar que impartan la educación, cómo puede ser que el estado no puede confiar en que sepan cómo imprimir un certificado de fin de estudios? Al fin y al cabo no es nada difícil meter papel en la impresora e imprimir un documento del ordenador. De esa manera la escuela podría pedir la hoja oficial de antemano y tenerla dispuesta para cuando haga falta. ¿Aunque realmente a quién le importa en qué papel está escrito el certificado?
Tampoco no existe ninguna razón porqué tiene que estar firmado por el rey o el ministro de educación. Si el rector está autorizado para ejercer de director del centro podría al mismo tiempo estar autorizado para firmar el certificado de estudios y la secretaria podría introducir los datos en una base de datos nacional. Así ni siquiera haría falta un papel porque ante cualquier duda se podría consultar la base de datos nacional.
Como último, ¿cómo puede ser que este certificado vale hasta 200 €? ¿Qué hacen por los 200 €? Se puede comprar mucho papel e impresoras por 200 €.

Si el estado deja de desapoderar a los centros educativos y deja que hagan su trabajo, incluido imprimir certificados de estudios se puede ahorrar mucho tiempo y dinero. Estoy bastante seguro de que todos estaríamos muy agradecidos por un gasto y una molestia menos.

De esta manera, cuando uno termina sus estudios, realmente termina.