Idioma en el senado español

A lo largo de nuestra vida tenemos derechos y obligaciones. Al nacer y cuando somos pequeños tenemos únicamente derechos pero a medida que vamos creciendo van aumentando nuestras obligaciones. De mayores tenemos un montón de obligaciones a la familia, los amigos, la sociedad y la empresa en que trabajamos.

En al ámbito laboral tenemos derecho por ejemplo a cobrar el sueldo cada mes y entre nuestras obligaciones está el de desarrollar nuestra labor en la manera más eficaz y sin malgastar fondos. Muchas veces estamos muy conscientes de nuestros derechos pero muy a menudo, convenientemente nos olvidamos de nuestras obligaciones. Desgraciadamente esto es justamente lo que ha pasado en el parlamento español. Los senadores han visto que tienen derecho a expresarse en otros idiomas pero han olvidado que, siendo empleados de la empresa “El estado español”, tienen la obligación de desarrollar su labor en la manera más eficaz y más barata.

Sin duda la manera más eficaz y barata de trabajar en el parlamento es continuar hablando en castellano y aparte eso mostraría respeto a los otros senadores y al pueblo español. No tiene ningún sentido tener que gastar 1000 € diarios para que algunos puedan hablar catalán o vasco cuando saben hablar castellano perfectamente.

La mayoría de los países europeos tienen varios idiomas co-oficiales pero a nadie se le ocurriría hablar en otra lengua que en el idioma oficial. En el parlamento inglés no se habla escocés, ni se habla siciliano en el parlamento italiano. ¿Por qué es imprescindible hablar en catalán en el parlamento español si no es imprescindible hablar laponés en el parlamento sueco? Yo diría que en otros países los parlamentarios trabajan y resuelven problemas reales del país y no intentan ganar puntos políticos baratos como en España.

Si absolutamente tienen que usar otro idioma que el castellano en el senado español, posiblemente sería más barato enviar todos senadores a la escuela de idiomas para que aprendiesen estos idiomas y no harían falta los traductores.

En una empresa normal si alguien malgastara fondos de esta manera le pondrían una falta o una falta grave. ¿Pero cómo se pone una falta a los senadores?