El territorio Español

Durante la historia el territorio Español ha ido cambiando. Para ser exacto, España ni siquiera ha sido España mucho tiempo porque antes era un conjunto de reinos, pero podemos asumir que cuando pensamos en España nos referimos al conjunto de reinos, condados, colonias etc. durante todos los tiempos.

Durante los últimos 300 años el asunto de Gibraltar ha sido como un clavo en el ojo para España. Por razones obvias España quiere Gibraltar, pero el Reino Unido se niega y las relaciones diplomáticas siempre han sido algo frías. Para conocer la opinión pública se realizaron elecciones en Gibraltar en 1967 y 2002 y los habitantes querían quedarse con la nacionalidad británica. No obstante el estado español sigue presionando al Reino Unido para que dejen el peñón.

En cada negociación hay que ceder algo para ganar algo. La pregunta es, ¿qué tendrá que ceder España para obtener Gibraltar?

Primero vamos a dar un poquito de perspectiva al asunto. España quiere Gibraltar porque está “dentro” del territorio español y porque tiene una situación estratégica. El Reino Unido quiere Gibraltar porque tiene una situación estratégica, igual que tenía Hong Kong y Macau antes.

Al mismo tiempo, España tiene territorios en otros países, las ciudades Ceuta y Melilla en Marruecos y el exclave de Llivia en Francia. Igual que Gibraltar, Ceuta y Melilla tienen posiciones estratégicas y problemas diplomáticos continuos. Seguramente todo el mundo está harto ya de las noticias de gente intentando saltar la valla de Melilla. Llivia no causa problemas pero no tiene mucho sentido tener que administrar una ciudad dentro de otro país.

Aparte de las aportaciones económicas o políticas que tendrá que ceder España a Inglaterra para lograr Gibraltar, debería también aportar buen ejemplo cediendo Llivia a Francia y Ceuta y Melilla a Marruecos. De esta manera se puede crear una opinión internacional a favor de España en este asunto, y a lo mejor Inglaterra por fin deja el peñón en manos españolas. Hay que recordar que aunque Hong Kong aportaba dinero al Reino Unido también costaba mantenerlo y los gastos en conjunto con la opinión pública al final hizo que el Reino Unido dejara la ciudad en manos Chinas.

Al lado negativo de este trueque territorial está perder territorio, pero dudo que todos los españoles sepan que Llívia pertenece a España, y estoy igual de seguro que a la mayoría de los españoles no les interesan Ceuta y Melilla y tranquilamente pueden estar sin estas ciudades.

Al lado positivo está administración reducida, disputa política reducida y mejora económica. Es muy difícil calcular exactamente cuánto cuesta mantener Llívia, Ceuta y Melilla bajo bandera española, pero sin duda será un ahorro económico substancial si pasamos estas ciudades a Francia y Marruecos. Pero el gran ahorro no será económico, sino administrativo y diplomático. Todos conocemos la administración española y nos podemos hacer una idea del ahorro que causaría esto.