Basura en el medio ambiente

Un fin de semana en octubre de 2011, después de haber terminado la temporada turística, me di un paseo por las playas en las cercanías de Playa d'en Bossa en Ibiza. Me di cuenta de que toda la costa que no consistía de arena playera estaba repleta de todo tipo de basura. Había latas de cerveza, plásticos, pañales de niños, cartones, baterías, botellas, etc. Obviamente las máquinas de limpieza de playas habían limpiado las playas durante toda la temporada pero nadie había limpiado las zonas rocosas y por eso estaban llenas de basura.

Pienso que para Ibiza, siendo una isla que atrae turistas no solo a las discotecas sino también a las playas y las calas rocosas, esto es una vergüenza. Si sigue así, dentro de poco solo habrá turismo a las discotecas y seguramente eso es algo que no querrán los vecinos de Ibiza. Y aparte de los turistas, los vecinos de Ibiza seguramente también querrán disfrutar de días en la playa con la familia.

Esto no solo es un fenómeno de Ibiza sino de toda España. Vayas donde vayas siempre puedes encontrarte con una cala, una montaña o un bosque repleto de basura. Extrapolando la discusión de Ibiza se puede asumir que dentro de poco la gente ya no se interesará por el medio ambiente español, sino solo por el fútbol o la fiesta del cerdo y nunca más se podrá dejar a los niños a jugar entre las rocas por miedo de que se corten con vidrio roto o cosas peores.

Ahora con la crisis económica tenemos una oportunidad muy buena de mejorar el medio ambiente. España tiene hoy seis millones de parados sin nada útil por hacer. No pueden buscar empleo, porque no hay, y tampoco pueden gastar dinero porque no lo tienen. Lo único que pueden hacer es quedarse en el sofá a ver la tele. Cuando una persona se queda parada es muy fácil quedarse aun más parada porque la persona siente que no sirve para nada y que sus esfuerzos no dan fruto. Les cuesta muchísimo arrancar otra vez si no se reactiva de alguna manera. Por eso hay que sacar los parados del sofá lo antes posible.

Si se pidiera a esta gente, que para recibir la prestación de desempleo, tengan que ir un día a la semana o un día cada dos semanas a recoger basura en la playa o en la montaña no sería ninguna carga demasiada para ellos. Así se reactivan y empiezan a moverse un poquito. Si no pueden recoger basura por razones físicas o porque no hay basura en el medio ambiente del municipio podrían estar un día en una casa de jubilados, hablando con los ancianos o algún otro labor social. Lo importante no es que vayan trabajando para el ayuntamiento, substituyendo los trabajadores del ayuntamiento, sino que hagan cosas que normalmente no se hacen, y que las labores sean de un carácter beneficioso para todos.

Al principio seguramente todos los parados se quejarían por tener que trabajar un par de días cada mes para recibir la prestación de desempleo, pero después a lo mejor a alguno le gustaría. Al fin y al cabo es algo social, que crea contactos, revive las personas y puede ser beneficioso para la salud. También aumenta el sentido de ser necesitado, algo de lo que los parados carecen.

También se puede sacar energía de la quema de la basura recogida. Imaginando que si los 6 millones de desempleados recogen basura 2 veces al mes, significa que se realizan 120 millones de días laborales. Si durante cada día laboral cada persona recoge 5 kg de basura, esto sería 600 millones de kg de basura, es decir 600 000 toneladas de basura. Asumiendo que se puede extraer 0,25 kW de energía por cada tonelada de basura esto significa 150 000 kW o 150 MW de energía. Esto es posible comparando con otros combustibles. Un reactor nuclear genera alrededor de 1000 MW, lo que significa que la basura de la playa equivale a más o menos 2 meses de funcionamiento de un reactor nuclear.

Es muy fácil de cambiar el sistema para que los parados tengan como condición para recibir la prestación de desempleo que trabajen un par de días al mes para el ayuntamiento. Los mismos funcionarios del INEM pueden ser responsables de la organización y administración y los ayuntamientos pueden facilitar vehículos y material. Según las necesidades y las posibilidades de cada municipio las labores pueden ser muy distintas y no hay que poner restricciones anteriores. Solo hay que esperar que cada municipio haga cosas que mejoren la calidad de vida para todos en ese municipio.