Paco se muda

Paco se muda

Paco es un hombre casado con dos hijos universitarios. Ahora por varias razones la familia se muda de un pueblo (pequeña ciudad) a otro pueblo. Después de muchos trámites largos y costosas por la compra de un piso nuevo la familia por fin está lista para la mudanza y los muebles llegan al piso nuevo.
El día siguiente Paco empieza el proceso de cambio de dirección. Primero se va al ayuntamiento para el empadronamiento. El ayuntamiento solo está abierto de 9-14 así que Paco tiene que tomarse un día libre del trabajo porque obviamente hay mucha cola y los funcionarios le envían de mesa en mesa.
El próximo paso es ir a la comisaria de la policía nacional para el cambio de DNI porque obviamente hay que tener un DNI actualizado por las fotocopias que hay que presentar en todos sitios y la policía no tiene acceso a los datos del ayuntamiento para poder enviarle un DNI nuevo. Como Paco vive en un pueblo pequeño no hay oficina de policía nacional así que tiene que ir a la oficina más cercana que está a 50 km al sur. Al llegar a la oficina de policía resulta que solo tienen cita previa y la manera de pedir la cita es presentarse en la cola enfrente de la comisaria a las 8.30 de la mañana. Paco se toma otro día libre y al día siguiente se presenta en la comisaria dónde le dan una cita para las 11. Esto es una comisaria pequeña y no le pueden dar el DNI en el momento así que le dicen que puede venir a recogerlo en un mes.
Un mes después Paco se toma otro día libre para recoger el DNI y al mismo tiempo aprovecha para ir a hacienda y hacer el cambio de dirección. Se podría pensar que hacienda tiene los datos del ayuntamiento para poder cobrar los impuestos de los ciudadanos pero no es así. Ahora Paco tiene un poquito de mala suerte porque la oficina de hacienda está en otra ciudad , a 30 km al norte de su pueblo. No hay transporte público pero Paco va en su coche y solo tarda 2 horas a conducir los 80 km por la nacional. Antes de entrar en la oficina de hacienda obviamente tiene que encontrar un locutorio para hacer fotocopias del DNI. Una vez conseguida la fotocopia la oficina de hacienda es bastante rápida con el trámite aunque Paco sospecha que tiran la fotocopia de su DNI a la basura después de irse.
El próximo paso es el cambio de dirección en todos otros sitios, el hospital, los bancos, tráfico, las corredoras de seguro, servef, la telefónica, la biblioteca, etc. En algunos de estos sitios se puede realizar cambios de dirección por Internet o teléfono pero en la mayor parte hay que presentarse en persona con el DNI y fotocopia de ello.
Por fin Paco piensa que ha logrado cambiar su dirección en todos sitios, y si no es así ya lo solucionará en otro momento. Entre otras cosas Paco ha gastado 4 días de sus asuntos propios y sus vacaciones, un tanque de gasolina y 4 € para fotocopias para los trámites de cambio de dirección.
Si te acuerdas del principio del cuento, Paco está casado y tiene dos hijos. Su mujer y sus dos hijos también tenía que realizar los mismos trámites porque obviamente hay que presentarse en persona para este tipo de trámites. En total la familia gasta alrededor de 10 días laborales para tramites de dirección. Al mismo tiempo como menos 20 funcionarios han ayudado la familia con el papeleo y si contamos con un promedio de 10 minutos por trámite esto equivale a un funcionario que trabaja 3 horas y media generando sus gastos.

El cuento de Paco es un cuento inventado pero estoy seguro de que mucha gente se puede identificar con Paco. Obviamente no es viable que una familia tenga que perder 10 días laborables y que un funcionario tenga que trabajar medio día por un simple cambio de dirección! Esto es una pérdida de productividad tremenda! Un país supuestamente desarrollado debería poder utilizar ordenadores para estas tareas tan sencillas.

Hay que crear una base de datos nacional para datos personales a que solo hace falta acceder una vez a cualquier horario y que automáticamente cambia los datos en todos sitios!

No, esto no se puede hacer, es una utopía, tenemos leyes de protección de datos!
Las leyes de protección de datos en España solo sirven para que los funcionarios no hagan su trabajo como es debido, es decir ocupar puestos de trabajo y enviar papeles de una mesa a otra. En los otros países de la unión europea también tienen leyes de protección de datos bastante similares a España y en varios de estos países han solucionado el problema del registro de direcciones.

Yo antes vivía en Suecia. Allí, por razones históricas, el registro de direcciones es manejado por correos. Cuando te mudas de un sitio a otro tienes 4 opciones: puedes ir a correos y hacer cambio de dirección en persona, puedes llamar por teléfono y hacer cambio de dirección, puedes enviar un email y hacer cambio de dirección o puedes enviar un SMS con tu dirección nueva. Como todos los ordenadores del país están conectados a ese base de datos, inmediatamente tu dirección cambia en todos sitios sin necesidad de ni siquiera ponerse en contacto con la oficina correspondiente. Es decir después de haber enviado un email a correos, la policía sabe dónde vives, hacienda ajusta la cuota de impuesto a tu nuevo municipio, los bancos envían los extractos de cuenta a tu nueva dirección y la próxima vez que vas a la biblioteca te preguntan si has cambiado de dirección. También lo hacen automáticamente para todos los miembros de la familia.
Yo, al vivir en Suecia, no tenía un DNI, ni tampoco conozco a alguien que lo tenga. Creo que alguna vez tuve una tarjeta sanitaria, pero era para viajes al extranjero porque cuando vas al hospital en Suecia no hace falta. Obviamente existe algún tipo de documento de identificación nacional pero todo el mundo se apaña con el permiso de conducir. El permiso tiene tu foto y tu número de identidad y no hace falta más porque los ordenadores están conectados y en todas oficinas tienen todos tus datos.

Aunque parece que lo único que hace falta para crear una base de datos es un ordenador, no es así. El mantenimiento de una base de datos es bastante caro y más así si hay que mantener muchas bases de datos como en el caso de España donde cada ministerio, cada comunidad autónoma y cada municipio tiene sus propias bases de datos. La multiplicidad de estos registros crea gastos innecesarios para el país y para las personas que tienen que realizar todos estos trámites.

No hay que copiar el sistema de Suecia sino estudiar todos los sistemas de la unión europea y crear un sistema basado en los mejores modelos. Esta base de datos puede ser mantenida por la policía, hacienda o la seguridad social o una entidad completamente aparte pero lo importante es que tiene que ser accesible a todo el mundo a cualquier hora. Si se crea una base de datos nacional se puede ahorrar millones de euros, se aumenta la productividad del país y se evita colas y atascos en las oficinas públicas. El mayor logro con una base de datos nacional no va a residir en el ahorro de dinero ni en el ahorro de tiempo. Va a residir en la felicidad de los ciudadanos que saben que por fin el estado hace algo bueno por ellos a través de que ganan más dinero, evitan momentos frustrantes y pueden pasar más tiempo con su familia.